¿Por qué el trabajo Perinatal?

Para qué acercarnos y/o revivir las memorias de la etapa perinatal?.
Podemos argumentar que es el comienzo de la vida orgánica, que es la etapa inicial del organismo individual donde se han gestado y establecido todos los patrones inerciales en la forma y como a modo de fractal estas memorias se van repitiendo, reverberando en las diferentes etapas de nuestras vidas, de hecho se está repitiendo en todo momento aunque será más agudo en los cambios.

Acceder adecuadamente a estas memorias , a estas etapas tiernas de la vida donde han quedado fijados patrones de experiencia, tomar conciencia y permitir que se procesen las energías biocinéticas (energías elementales contenidas) puede ser enormemente liberador ya que da lugar a una expansión del campo, de la energía biodinámica.

Aunque, realmente se han generado ahí esos patrones?
Vemos como el niño ya de pequeño se parece al abuelo, tiene expresiones similares a él, y no solo eso sino que también tiene el mismo genio o determinados rasgos de carácter; a su vez encontramos que hay una predisposición a padecer determinadas dolencias o enfermedades que están igualmente marcadas por la influencia del linaje familiar. Efectivamente parece ser que ciertas tendencias o patrones inerciales o de experiencia no se han originado en esta vida sino que ya vienen marcados antes del nacimiento e incluso antes de la fecundación.
Entonces, por que es tan importante el patrón natal?

Como apuntaba más arriba la gestación y el nacimiento contiene una especie de plantilla que va a repetirse a modo de fractal en todos los eventos de nuestra vida, pero no solo de nuestra vida biográfica; acceder a los patrones perinatales es situarse en el núcleo de la interfase entre lo no manifiesto y la manifestación, entre el espíritu no encarnado y la encarnación. Es el origen de la vida orgánica, biográfica, y esta tiene una resonancia con todas las interfases, con todos los principios y todos los finales,… con todos los cambios.

Acceder a este núcleo es liberador porque resuena profundamente con la experiencia transpersonal de la primera separación, la separación original, la separación de la fuente, la génesis de una identidad separada de la unidad.*

La experiencia del “renacer” se desarrolla paralelamente en la línea de tiempo biográfica y a la vez se está renaciendo en el ámbito espiritual. Se está recibiendo al Cristo, como dirían los cristianos o está emergiendo el Buda como dirían los budistas.
Creo que este es el precioso sentido de acercarse a la experiencia perinatal y seguro que hay algunos otros beneficios por añadidura!.
Lo auténticamente sanador es asumir la conciencia de unidad en la propia encarnación.
Rafael Martiz