DFA – Reconocimiento de Patrones Somáticos

Propósito 

Exploración de relaciones,…

Siente la relación entre el cuerpo y el suelo.
Nota cómo se relacionan los espacios abiertos en el interior del cuerpo con el espacio abierto a tu alrededor.
Observa cómo estas relaciones cambian con los movimientos de la respiración.

En este taller aprendes a percibir estas relaciones, a modularlas y a encontrar, momento a momento, formas para moverte con libertad y capacidad de respuesta, con un máximo de apoyo y un mínimo de esfuerzo. Así podrás descansar en lo más hondo de lo que eres como ser vivo y sobre tus bases de apoyo en el mundo material.

Cuando te relacionas de este modo con tu entorno, el exceso de tensión involuntaria que mantiene los patrones habituales por debajo del umbral de la conciencia empieza a soltarse. Entonces puedes reconocer tu patrón de tensión primario, en lo sensorial y lo cognitivo, empezar a desarrollar alternativas, labrarte un margen de libertad y encontrar una nueva orientación para tu vida.

 

… y las aguas cálidas de tu atención amorosa

El exceso de tensión involuntaria reseca los tejidos y los acidifica. Al mejorar la relación con el entorno, se equilibra el tono de los tejidos de modo que pueden recuperar su jugosidad y una sensación de dulzor. Con un cuerpo más esponjoso y elástico, con más apoyo y capacidad de respuesta, con más energía y fluidez en los movimientos estás en condiciones de ir más allá de las barreras que el exceso de tensión mantiene fijadas en cuerpo y psique. Así descubres cómo atender a las partes de tu experiencia que llevan tiempo esperando a que una persona adulta les preste atención, a menudo desde la más tierna infancia e incluso desde antes de nacer. Literalmente rehidratas los tejidos resecos como si los bañaras en las aguas cálidas de tu atención amorosa, en el abrazo de Madre Tierra. Algunas sensaciones simplemente necesitan que el mensaje que traen sea recogido para dejar paso a lo siguiente. Otras son como indicadores que te señalan las partes de tu cuerpo y psique que necesitan una atención especial durante un tiempo para poder completar una fase de desarrollo interrumpida en el pasado o sanar una herida.

De nuevo se trata de una relación, la que existe entre la proteína y el agua, entre el grado de tonicidad de los músculos y tejidos conjuntivos y el agua que las hidrata.